viernes, 20 de enero de 2017

LOS TONTOS ABUNDAN SOBREMANERA: AHORA EL OBISPO.

Lo siento. Estoy harto de denunciar la cantidad de imbéciles que hay entre el pijoproletariado para tergiversar la Historia. Ahora echo de menos también a obispos cordobeses como Cirarda. Mi padre le tenía devoción. A lo mejor me equivoco, pero para mí fue lo mejor.  La verdad es que a mí ni me va ni me viene quién es el pastor del rebaño católico en Córdoba. Solo intento luchar por demostrar la huella cristiana que mucha gente ha dejado aquí. Pero reconozco  que los católicos, bajo mi punto de vista, no han tenido suerte con los últimos electos. Tocó el de "Comunión y liberación", ascendido a Granada, y ahora éste. Mi madre lo adora. Mis amigos católicos lo abominan.
Un compañero, con hijo homosexual, extraordinario el padre y el hijo, denunciaba cómo el obispo actual era un homófobo destacado -eso sí, sin actuar contra sus propios subordinados que lo son, lo que es abominable-; y, ahora, nos habla de bizantinos y de moros. De verdad, estoy hartito de gente así.
A mí, que ni me va ni me viene, luché porque por fin las "fiestas y tradiciones cristianas" estén al mismo nivel que las judías y musulmanas en el Ayuntamiento cordobés, y, a fe, que lo hemos conseguido: en un par de semanas lo tendremos. Gracias a Tana, la profesora de religión católica de múltiples IES, entre ellos del Blas Infante; o a Victoria, la profesora de religion católica de múltiples IES, entre ellos el Rafael de la Hoz (y no lo hago con mala intención, solo para demostrar lo "explotadas" que están esas personas, acudiendo a cuatro o cinco institutos a la semana); y, como no, a Pablo Calvo, el cura de San Andrés que vive por y para  sus feligreses, de verdad, es un modelo de perfección -"stricto sensu"-, y que ha elaborado los textos. Pues sí, creo que el trabajo ha quedado genial, y ahí está parte de nuestra cultura... y no hablo de lo que hacen sus seglares a través de Cáritas y otras instituciones.
Demetrio, el obispo de Córdoba, debería tener una cierta sensibilidad, que obviamente no la posee. No sé si intenta arrojar leña a un fuego que no debería existir. Si, aunque me equivoque, sacudo a quienes intentan obviar nuestra Historia, positiva o negativa, también lo debo hacer con personas, con una responsabilidad máxima, que escriben o hacen declaraciones incendiarias. Y no por provocadoras, sino por inexactas o imbéciles. 
Repito, me da igual, como si nombran a Trump como obispo de Córdoba. No me importa, siempre que no provoque, porque si provoca, actuaré como con los pijoproletarios. 
¡Qué mala suerte tenemos en Córdoba!

http://www.elperiodico.com/es/noticias/sociedad/obispo-cordoba-mezquita-bizantina-los-moros-solo-pusieron-dinero-5753076