lunes, 30 de enero de 2017

30 DE ENERO, DÍA ESCOLAR DE LA NO VIOLENCIA Y LA PAZ





No sé si es porque cada día soy más viejo o porque, para algunas cuestiones, estoy cada vez más cansado. Sea por lo que sea, minimizo más los conocimientos que transmito -o intento hacerlo-.  Lo aclaro, cuanto más tiempo pasa veo más inútiles los exámenes, pues sirven para recordar en el momento y olvidar todo al cabo de un par de días. Eso no es aprendizaje.
Estoy intentando realizar un proyecto con el alumnado de Secundaria, comenzando con ellos este año en 1º y llevarlos hasta 4º. No sé si estará bien, cuando pasen cuatro años lo sabré.


¿Para qué sirve la Historia? Una pregunta, no abstracta, para un alumnado de 12 años; respuesta inmediata: para nada. No les di la opción de considerar cualquier otra opinión, como que es un latazo estudiarla de manera tradicional...
Dediqué una clase al concepto de Historia. Me gusta utilizar las propias palabras y expresiones del alumnado. Así que comencé: para muchas personas la Historia no sirve para nada...
A continuación pregunté: ¿qué es la amnesia? Isabel, una niña encantadora, vivaz, con una alegría permanente en la cara, fue la que respondió, de manera muy madura: suele suceder cuando sufres un trauma y pierdes la memoria, los recuerdos...
Con los conceptos "nada" y "amnesia" construí la clase. Con ellos llegué a la conclusión inicial, pues la Historia no sirve para nada, o, al menos eso parece. Y lo pudimos comprobar.
Estábamos preparando una exposición para el día 30, día escolar de la paz y no violencia -recordando la fecha del asesinato de Gandhi-, y pudieron ver un amplio catálogo fotográfico sobre colonialismo y neocolonialismo, campos de concentración -se sorprendieron cuando supieron que los campos de concentración los inició nuestro paisano Weyler en la Cuba de finales del XIX, y que los españoles pasaron por ellos como refugiados en esa indignidad a la que nos sometieron nuestros paisanos franceses al final de la Guerra Civil-, imágenes sobre ese enorme cementerio que es el Mediterráneo, otros exiliados, emigrados...






CONCLUSIÓN: LA HISTORIA NO SIRVE PARA NADA. 
No obstante, les pedí que, tras esa clase, pudieran crear una nueva, y breve, definición de Historia, esperando no recibir ayuda materna, paterna o similar. 
Algunas de las respuestas:
- "La Historia sirve para conocer nuestro pasado", Ana.
- "La Historia sirve para estudiar el pasado y descubrir quiénes éramos y cómo éramos", Mario.
- "La Historia es la forma de recordar sucesos anteriores para no volver a cometer los mismos errores", Javier.
- "Puede servir para recordar cosas que sucedieron hace mucho tiempo y que fueron de gran importancia, la Guerra Civil española por ejemplo", Elena.
- "Sirve para comprender el mundo que vivimos y cómo el mundo que nos rodea ha cambiado y ha llegado a ser lo que es", José Luis.
- "La Historia es el conjunto de todos los hechos o sucesos que han sucedido antes de este mismo momento", Isabel.
- "La Historia sirve para recordar el pasado y ponernos en la piel de las personas que sufrieron", Andrea.
- "La Historia sirve para saber que ha ocurrido antes de nosotros y no cometer los mismos errores", Adriano.
- "La Historia sirve para recapacitar y no cometer los mismos errores que antes", Pepi.
- "La Historia nos hace recordar y ver de dónde provenimos y de nuestros antepasados, si antes era mejor o peor y saber más", Iván.
- "La Historia para mí es la forma de conocer nuestro pasado, cómo vivíamos antes, qué hacíamos para sobrevivir", Lucía M.
- "La Historia es una clase de sucesos que ocurren a lo largo de un tiempo que ayuda a avanzar en la Humanidad", Lucía N.
- "La Historia es pasado, y algunas cosas no es bueno para recordar, pero nos sirve para no cometer los mismos errores", Nerea.
- "La Historia es una clase de sucesos a lo largo de un tiempo, que ayuda a progresar y seguir avanzando", Carmen R.
-"La Historia sirve para recordar lo que ha pasado a lo largo de la misma, y no caer en los mismos errores", Alba.
-"Recordar nuestra propia historia debería ayudarnos a corregir los errores en el pasado", Hugo.
- "La Historia son procesos que ocurren a lo largo de la vida", Laura.
- "La Historia yo creo que sirve para estudiar el pasado y pensar cómo éramos y de quién procedemos", Christian.
 Las respuestas del alumnado que contestó, pues hubo dos abstenciones -mejor dicho, entregaron el folio en blanco-.
El último día lo dediqué a explicar y demostrar cómo trabaja el historiador, de manera científica y sin inventar la misma. Bueno, comenté cómo es un trabajo científico, que necesita el respaldo de elementos que puedan ratificarlos -fuentes, elementos de la cultura material...- También les comenté cómo algunos se la inventan, para sus intereses -pero esta última parte la descubrirán a lo largo de sus vidas-. Prometido queda llevarlos al arqueódromo de la Facultad de Filosofía y Letras de Córdoba, que tan bien lleva el grupo Sísifo y "Arqueología somos todos" -cuya cabeza visible es Desiderio Vaquerizo-.
Bueno, a lo que iba, no sobre la invención de nuestro pasado, sino cómo no sirve para nada. Debo recordar una anécdota que no sé a qué profesor de cultura clásica le sucedió, cuando un alumno preguntó: ¿para qué sirven las lenguas clásicas?, y la respuesta, obvia: por lo pronto, para que yo, profesor, coma de esto. La otra respuesta sería para complicar la vida de un alumnado que al final llega a odiar nuestro pasado.
Pues sí: la Historia no sirve para nada. Si no fuera así evitaríamos caer en los mismos errores de antaño.
Para remediar, a pequeña escala esa mala interpretación de la Historia nuestro director del IES, Paco García, siguiendo el lema "piensa globalmente, actúa localmente", nos ha metido en un zafarrancho para revitalizar esa débil memoria, y refrescar esa amnesia en la que vive parte de la humanidad, donde se elige a gente como Trump.
Así que, hoy 30 de enero, se ha celebrado el día en el IES Rafael de la Hoz.




Dos cuestiones previas:
- La primera, la falta de educación/sensibilidad de una mínima parte del alumnado. No tienen educación, sensibilidad o empatía. Es una minoría, pero desde luego, no tienen ni educación ni vergüenza. Claro, que tampoco la tiene Trump, aunque, desgraciadamente, no creo que lleguen a ese puesto. Es uno de los "debe" que tenemos como profesorado. Muy probablemente tampoco podamos pedirle peras a una familia de olmos.
- La segunda, como va contra mi propio grupo, el profesorado, pues me la ahorro. Una minoría. La pienso y me la ahorro. Lo siento, así nos va...

Aparte de lo anterior, genial. Todavía, a mi edad, me pueden conmover unas palabras de una profesora hablando de su alumna, de la alumna. No soy muy partidario de lo denominado "clase política", sin embargo hoy he visto como nuestra delegada de Educación se sumaba al grupo para cantar la canción de 2º  sobre el tema. O cómo ser representaba unos días en la vida de los refugiados... 





Y allí estaba Rohavia... Nieves, esa persona que es la tutora de la chiquilla kurda y que con sus palabras me ha llegado al corazón, hablaba de Rohavia, "es un ángel", "a pesar de lo que ha sufrido en su vida, permanentemente está con una sonrisa". Rohavia ha sufrido la salida del país que la acoge, Siria, pues recuerdo que ella es kurda, por lo tanto casi apátrida, los kurdos son un pueblo sin Estado... Estuvo en un campo de refugiados en Turquía y luego en Grecia. Ahora está aquí, todo agradecimiento, todo sonrisas. Probablemente pueda haber algún desalmado que, en esa maraña de refugiados, pueda ser terrorista potencial, pero la mayoría es refugiado. Ese médico de Alepo, o el profesor de Damasco, o el albañil de la iraquí Mosul, o de Palmira... son personas que de un día a otro se han encontrado sin nada. Peor sin nada y sin patria, obligada a salir de su tierra.
Empatía, falta empatía. Los españoles hemos sido refugiados, migrantes y cainitas que en múltiples, reitero, múltiples ocasiones hemos acabado a garrotazos, como pintó Goya o a quien le correspondiera esa pintura negra tan genial, de ese sordo arisco que fue uno de los periodistas gráficos de la Historia, antes de que existieran los daguerrotipos o la fotografía.


Pues sí, no me gusta celebrar un día al año para algo, pero desgraciadamente hace falta. Sobre todo cuando existen en el mundo personas como ese pobre hombre rico como Trump, o esos asesinos como los del Dáesh. Por cierto, he debido recordar a mi alumnado que los del Dáesh matan más musulmanes que de otras religiones, o similar. Sí, desgraciadamente es así. Y los que financian a ese Estado Islámico no es solo el petróleo robado, las piezas arqueológicas... sino también determinados Estados bendecidos por Occidente. Y visitados por nuestros gobernantes. Y, por cierto, donde no se respetan los Derechos Humanos, esos que sacamos habitualmente en los carteles y de los que se ríen en lugares como Arabia Saudí. 
https://www.amnesty.org/es/countries/middle-east-and-north-africa/saudi-arabia/report-saudi-arabia/
Pues nada, entre el Dáesh, Trump -prohíbe entrar a EUA ciudadanos pertenecientes a países musulmanes donde él no tiene negocios-, y otra calaña similar, podremos llegar por fin a la frase del mayo del 68 francés: "parad el mundo que me bajo".
Se parará el mundo y nos bajaremos todos, aunque yo no espero verlo...