lunes, 3 de agosto de 2015

Y TODO A MEDIA LUZ...

Hemos disfrutado de unos días de vacaciones activas -porque, como docente, ya lo estaba-. En otra ocasión hablaré sobre las críticas que nos hacen a los docentes debido a los largos periodos sin docencia (no es necesario recordar la dedicación de un docente: no es un oficinista de ocho a tres... incluso en vacaciones trabaja -a lo mejor no todos, pero sí algunos, y yo me incluyo entre ellos, aunque a veces pienses que haces el imbécil-). No, no es el motivo. Mis vacaciones han sido a Ciudades Patrimonio de la Humanidad: Alcalá de Henares, Segovia, Ávila y Salamanca. No iba a escribir una entrada sobre las mismas. Para aprender sobre turismo sostenible, ideas positivas para la ciudad en cuestiones como el turismo... en ocasiones no hace falta ir a Japón, Estados Unidos de Norteamérica o Brasil... hombre, vende más, o se está mejor, si es pagado por lo público. Probablemente solo hace falta gastarte tus eurillos depreciados -si los tienes- en un viaje turístico -pero a tu cargo, y no al de la institución oficial competente-. Lo de ser viejo, o por lo menos mayor, tiene la ventaja de conocer actuaciones -vistas por uno o contadas- de determinados cargos políticos que sonrojarían al discóbolo de Mirón -y eso que está con el color de los mármoles del Pentélico, Luni o de Macael-. No, no, hoy querría referirme a lo que me he encontrado en mi barrio.
Es curioso: cuando gobernaba el PP semanalmente había manifestaciones -en las que participé hasta darme cuenta de que era utilizado por algunos deseosos de medrar en una futura corporación municipal- para reivindicar "EL SOLAR DE COSTANILLAS" y el abandono del barrio. 
He vuelto tras una semana viendo esas Ciudades Patrimonio -en la que para ver una defecación de perro, en cristiano "una mierda", tienes que esforzarte- para observar  primero, que la obra en  el Muro de la Misericordia -con fecha de finalización de 27 de junio- sigue igual que la dejé, es decir, sin terminar y sin albañiles... y lo mejor, sin farola en la calle donde está el solar. ¿Será porque el Ayuntamiento ha decidido  intervenir en el solar y para eso ha quitado la misma? ¿O para ahorrar, ya que han sido incapaces de reducir, de verdad y no cara a la galería, la caterva de personas nutridas por las ubres de los fondos públicos?
AUNQUE EL CORAZÓN PIENSA EN LO PRIMERO, EL RACIOCINIO RATIFICA LO SEGUNDO. Ahorramos en iluminación... ILUSOS